27 Dic 2013

DIY – Letreros para las sillas de los novios

¡¡Hola hola preciosidades!!!

¿¿Qué tal se ha portado Papá Noel con vosotros?? Yo, como cada año, he conseguido hacerle creer que he sido buenísima, porque me ha traído muchas cositas, ¡y eso que soy más de Reyes Magos!

Al lío.

Aprovechando que es navidad y son fechas entrañables en las que tenemos vacaciones y por lo tanto un poquitín de tiempo libre, os traigo un DIY que hice el otro día para #labodadeAM.

Se trata de unos letreros de «Mr & Mrs» que nos servirán de adorno para la sillas de los novios, es decir, nuestras sillas.


El DIY lo vi en primer lugar en el blog mi morriñera Diana, de Diario de una Novia, y posteriormente en el de otra de mis morriñeras, Mari Carmen, de Por ti me Casaré -otro de los blogs que leo a diario y que hacéis muy mal si no seguís todavía-.

El caso es que lo vi, y me pareció que era «nivel Martina», es decir, no muy complicado. Pero como no es lo mismo contarlo que vivirlo -espero que lo hayáis leído a lo Samanta Villar en 21 días-, hoy os mostraré cómo hice estos letreritos tan coquetos.

  • Dos planchas de porexpan de 50 cm de largo x 30 de alto y unos 5 cm de grosor. Yo, que soy muy de reutilizar, cogí los que venían protegiendo un armario de Ikea que compró la semana anterior una amiga. ¿Veís? El síndrome de Diógenes no siempre es malo xD.
  • 1 cutter que corte bien -ojito con los dedos, que si nos los cortamos no nos vuelven a crecer-.
  • Descargar esta plantilla -paso fundamental dadas mis dotes artísticas-.

Manos a la obra

En primer lugar, marqué sobre el porexpan las letras que previamente había impreso de la plantilla en A3, y recortado. Lo hice lo más cerca del borde inferior que pude, con idea de ahorrarme el cortar por este lado.

A continuación, el paso más delicado; cortar. Ahí me tiré a la piscina e hice lo que pude. Empecé sin acercarme mucho a las marcas y fui poco a poco como limando el porexpan hasta estar en la línea.

Y así quedaron una vez tuve las dos palabras cortadas. No sé qué os parecerá, pero yo a priori quedé la mar de encantada 😀

Para la decoración, opté por lo práctico; compré un bote de spray dorado en el bazar chino -1.5€-, plastifiqué la mesa de la terraza ¡y a pintar!

Ahora es «Mr A» el que sale en pijama. No era justo que viérais sólo mi ropita de estar por casa. Ahí está mi chico dale que te pego al spray.

Spray por aquí…

Spray por allá…

Y… ¡Voilà!

Perdonad la calidad de las fotos. He hecho lo que he podido a la carrera, y la verdad es que entre que mi móvil hace unas fotos bastante «regulares» y que las letras son casi del mismo color que el suelo de casa, el resultado ha sido desastroso.

Y en vez de guardarlas en una caja a la espera del 21 de junio, he decidido ponerlas como decoración de casa. Encima de un espejo, no queda mal, verdad??

Cuando se acerque la fecha, les pondré el lazo para atarlas a las sillas.

Ahora que están terminadas, puedo asegurar, que estaba en lo cierto. Es un DIY bastante sencillo y queda muy «resultón».

¿Os animáis?

Comentarios ( 1 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *