10 Jun 2013

DIY – Mis cajas freseras para el centro de las mesas

¡Vaya día fructífero tuve ayer!
Ayer me despertó el sonido de mi Whatsapp. Era mi madre, que en tono amenazante me decía que «o iba a recoger las cajas o me las tiraba».
Ahora os estaréis preguntando que de qué cajas hablo, normal no os he dicho nada.
Hemos pensado que en el centro de las mesas, vamos a poner la típica caja de fresas de maderita con sus vallitas. Son lo último en decoración de bodas y, teniendo en cuenta que soy de la provincia donde se producen más fresas del mundo -o eso diría yo-, queda la mar de apropiado y no me sería difícil hacerme con un buen número de ellas.




Mi idea no es que queden tan rimbombantes como éstas, sino que sean blancas lisas y cubrirlas con tela de arpillera.
Lo primero fue conseguir las cajas.
Suerte que tengo familia hasta en La Luna, y una de mis primas -Sonia- es supervisora de logística en una cooperativa de fresas. Así que el primer paso estaba chupado. Llamé a Sonia, le conté  mi idea y se emocionó un poco, porque al día siguiente se plantó en casa de mi madre con nada más y nada menos ¡100 cajas! yo sólo le había pedido 70, pero ella pensó que mejor que sobren.
Esto fue hace ya más de un mes así que entenderéis ahora el agobio de mi madre porque me las llevara. Según ella le afeaban un poco la entrada de casa, qué exagerada! xD

Vuelvo al tema que me desvío.
Tras recibir el Whatsapp amenazante, me planté enseguida en casa de «la mamma» y las recogí -aún no sé cómo cupo tanta caja en mi «Corsita»-, y la tarde de ayer la dediqué a pintar.
Pintar, pintar, pintar sin parar, mojar, extender y vuelta a empezar.
Suerte que apareció por casa Rosita -una de mis mejores amigas y primera dama de honor, si es que eso existe-, y a la que le di otra brocha y la puse a pintar. No os puedo expresar con palabras la suerte que tengo con ella, ni lo agradecida que estoy. Da igual lo que le pida, que siempre me ayuda con una sonrisa de oreja a oreja. Ella es quien se planta en casa cada poco tiempo con un bolsón de botes. Tiene a media ciudad movilizada reciclando botes para mí. La quiero más… :_)
Y allí pasamos los 3 -Rosita, Mr A y yo- la tarde, pinta que te pinta.

Perdonad que os reciba en pijama xD


Después de unas 2 horas de trabajo, habíamos dado una primera capa de pintura a 31 de las 70 cajas que necesito. Con una sólo capa no es suficiente ya que el logo rojo que traen impreso no se cumbre por completo así que hoy nos tocará continuar.
Este fue el resultado:


Puede parecer un rollo/pesadez hacer tanta tontería, pero de verdad os digo que estoy pasando grandes momentos, y que si no fuera por ellos, me replantearía muy seriamente lo de casarme.
¡Esto es lo mejor de la boda!
Besetes, Martina.

Comentarios ( 5 )
  • Laura S. p:

    Hola Martina!
    Ayer por casualidad di con tu foto de las cajas en Instagram y me llevo a leer tu blog.
    Tenemos taaaaaantas cosas en común que no se por donde empezar…
    Me caso el 6 de julio, ya no queda nada… Tengo listos los banderines, las cajas de fruta pintadas en blanco, los botes de cristal adornados con puntillas y cuerda, las invitaciones también las hice yo, la finca en medio del campo y mi Mr I que adora los cactus!!!
    Cuando te empece a leer ayer, no daba crédito!!! Sois nuestros gemelos bodiles

  • Diana Cruz p:

    Hola Martina,

    Ahora si que entiendo la foto que compartistes en Twitter!! Me parece una idea estupenda y super original!!!

    Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *