28 Oct 2014

La boda de Majo y Andrés en Villa Delia

majoyandres_martinasecasa
Majo es una de esas niñas adorables. Sólo hace falta intercambiar con ella 3 emails y 4 whatsapps para saber lo dulce, amable y encantadora que es.


La conocí como nos solemos conocer las bloggers; intercambiando comentarios, dudas, consultas… lo típico de las novias. Después me mandó un email y nos dimos cuenta de la cantidad de cosas que tenemos en común. Ella tiene un vínculo especial con Huelva y a mí me ocurre lo mismo con Valencia. Son ciudades “especiales” para nosotras. Además, las dos fuimos novias YolanCris y, como bien dicen, ser una novia YolanCris más que un estilo, es una actitud. Comenzamos a hablar por Whatsapps y enseguida me di cuenta de que Majo había llegado para quedarse. Compartimos nuestra pasión por las bodas y por el mundo blogger. Ella también escribe uno en el que cuenta detalladamente su boda y sus fascinantes escapadas por el mundo, ya que ella y su marido, Andrés, no paran de maquinar viajes. Si aún no la conocéis, os recomiendo que os paséis a echar un vistacillo, que estoy segura que os quedaréis, como yo, para siempre (podéis entrar en su blog aquí)Pero no me enrollo más porque estoy segura de que lo que de verdad tenéis ganas es de ver los detalles de su boda, que os anticipo fue una boda IMPRESIONANTE. Cada detalle que me contaba, cada momento que me describía, cada foto que me mandaba, era más alucinante que la anterior. El mimo con el que la prepararon y el amor que le pusieron, se nota en cada una de las imágenes que os muestro a continuación. ¿Preparados?Majo y Andrés se casaron el 14 de junio en Villa Delia, una preciosa finca situada en Valencia, y quisieron que fuera una boda viajera, ya que, como os comentaba, viajar es una de las pasiones de ambos. No sé qué tienen las bodas viajeras que últimamente me invaden, ¡no puedo estar más encantada!Majo se preparó para el gran día allí mismo en Villa Delia con sus damas de honor, para poder prepararlo todo de primera mano, mientras que Andrés lo hizo en casa de sus padres. No conozco mucho a Andrés, pero sólo con saber que le mandó una nota a Majo en la que sus últimas palabras eran “te espero en las escaleras de Villa Delia para el resto de nuestras vidas”, ya sé que es un chico increíble.

Majo y Andrés se pasaron más de un año preparando detalles de decoración para su boda viajera: un tótem donde indicaba los kilómetros a las ciudades en la que habían estado, un rincón donde los invitados se podrían hacer fotos y poner en un precioso libro de firmas, un kit de ceremonia, un porta alianzas con una Vespa que la tía de Majo hizo para ellos, un fantástico seating plan de mapamundi con los lugares que habían visitado…. Y un sinfín de cosas más.






Pero si especiales son ellos, más especial aún fue la emotiva boda que prepararon. Majo llegó al altar con dos de los hombres de su vida; su padre y su abuelo, un detalle que me ha encantado, y, que con ver la cara de ese abuelo emocionado, no cabe duda de que fue un acierto absoluto.La ceremonia fue un baño de lágrimas de las que más nos gustan, de las de felicidad, en la que participaron sus amigos y familiares ¡¡fue un derroche de amor infinito!! ¡Y con coro gospel incluido!
 Y como a estos chicos no les faltó detalle y pensaron en sus invitados en todo momento, para soportar las altas temperaturas de aquel 14 de junio, que recuerdo perfectamente que tuvimos ola de calor, prepararon una preciosa barra de limonadas que ellos mismos personalizaron.
 
Tras la ceremonia, Majo y Andrés se hicieron unas fotos en las que derrocharon belleza, estilazo, amor y diversión, ¡me encantáis chicos! Mientras, sus invitados empezaban con el picoteo. La anécdota del día la protagonizó la Vespa en la que pretendían hacer su aparición estelar Majo y Andrés, y que decidió no arrancar. Me chifla la cara de andres tratándola de arrancar.
 

Para la cena también quisieron hacer algo especial y es que estos novios no repararon en detalles. Aparentemente sería una cena normal en la que los novios se sientan con sus padres, y así fue durante el primer plato. Pero para el segundo… ¡sorpresa! se levantaron y bailando fueron hacia la mesa donde estaban las amigas de Majo y allí tomaron el plato principal. Para los postres, hicieron lo mismo con los amigos de Andrés, no me digáis que no es original e ideal esta forma de compartir más tiempo con más invitados.Dejaron una postal con un mensaje escrito a mano uno a uno para cada invitado como marcasitio. Además, repartieron infinidad de regalos personalizados a los padres, hermanos, abuelos, próximos en casarse…

Como detalle para los invitados, Majo entregó a las mujeres de la boda mermelada casera hecha por su abuela con todo el amor del mundo y, para los chicos, Andrés entregó exquisito limoncello. Cada regalo iba personalizado con una etiqueta con el cuño de la boda. Como guinda del pastel, entregaron la banda sonora de la boda.

Y llegó la hora del baile y, ¿cómo no? ¡Más sorpresas!En primer lugar, bailaron ese baile que todas hemos soñado alguna vez hacer: el baile final de la peli Dirty Dancing. Además, os prometo que lo hicieron realmente bien, es más, ¡lo bordaron! podéis ver el vídeo aquí.
 
 Y comenzaron las copas, el baile, el desenfreno… a juzgar por las imágenes, se podría decir que en esta boda, lo pasaron bien, mejor que bien, ¡¡genial!! Unos novios que lo dan todo sobre la pista, que se disfrazan, que brindan, que ríen, se besan y disfrutan como lo hicieron ellos, es sin duda la clave de una boda de ensueño.
 
Gracias Majo y Andrés por compartir vuestra maravillosa y divertídisima boda conmigo. Estoy segura de que a más de una se le ha despertado el gusanillo de casarse y, a las que ya lo estamos, nos has dado un poquitín de envidia -de la sana eh-. Un besazo y enhorabuena pareja!
Fotografía: Joaquín Corbalán
Vestido de Novia: Yolan Cris
Maquillaje: Nuria, prima de Majo
Peluquería: Carmen May y Sandra, sus peluqueras de siempre
Traje de Andrés: Clipping
Floristería: El taller de Clo
Comentarios ( 2 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *