09 Sep 2014

Pon un fotomatón en tu boda

2014_06_22_020716
Todas las cosas que fuimos haciendo para nuestra boda, lo hicimos pensando en primer lugar en hacer pasar un buen rato a nuestros invitados. Quisimos que ellos fueran los protagonistas, y en ellos pensábamos cada vez que ideábamos algo.

Y es por eso, que cuando llegó la hora de pensar en el photocall, creímos que sería más divertido poner un fotomatón. Es más divertido, más dinámico y entretenido, y tiene la gran -grandísima, enorme- ventaja de que los invitados se llevan su copia a casa.
La idea surgió después de que nuestros amigos Silvia y Dani volvieran de una boda donde lo pusieron, y nos contaran lo divertidísimo que les resultó. Desde aquel mismo instante, supe que pondríamos uno en nuestra boda. Después se lo comenté a «Mr A» y me bajó de la nube en la que me había montado. «No pienso gastar ni un euro más en chuminás» sentenció. Total, que me hice a la idea de que en nuestra boda no habría un fotomatón.
Pero llegó noviembre y con él las ferias de bodas. No me perdí ni una a 100 km a la redonda, y a la de Sevilla, me acompañó mi santa madre. Allí conocimos varias empresas de fotomatón con distintas características y modalidades; con o sin cabina, con o sin fondo, con o sin attrezzo… Pero fue una de ellas la que terminó de conquistar a mi madre. Ella y yo nos pusimos delante de la cámara y… 3, 2, 1… ¡cheese! así hasta 4 veces. Salieron las dos copias y mi madre, en un momento de impulso y entusiasmo incontrolado dijo «te lo regalo para la boda». ¡Toma, toma, toma! eso fue lo que yo pensé por dentro, pero por fuera fue en plan «¿estás segura mamá? es demasiado caro…» «Segurísima, y además le vamos a poner el extra de los marcos». OMG, ¡¡que viva la Pili de Zalamea!! (así es como cariñosamente mi hermano y yo llamamos a mi madre).
Captura-2Bde-2Bpantalla-2B2014-09-09-2Ba-2Bla-s-2B11.21.43
Por contra, esas navidades Alberto y yo nos quedamos sin regalos y en nuestros cumpleaños pasó más de lo mismo, pero ¡BENDITO CAMBIO!
Y así fue como conseguimos poner en #labodadeAM el divertidísimo fotomatón que tanto gustó a nuestros invitados y que tantísimo juego dio.
Nosotros lo contratamos con Risbox. Nos trataron de forma impecable y nos atendieron de maravilla siempre que lo necesitamos. Además, nos dieron la posibilidad de personalizar el formato de la fotografía con los colores de nuestra boda y con su logo correspondiente. También pudimos elegir el color del fondo y del álbum de fotos.
Además, y esto es sólo mi opinión, al no ser una cabina cerrada, da mucho más juego, ya que mientras estás en la cola esperando tu turno, puedes ver las payasadas de los que están haciéndose la foto en ese momento. Otra de las ventajas que le veo es que es mucho más dinámico ya que, en cuanto el grupo al que le toca entrar ve que han saltado los 4 flashes, empuja -literalmente- al grupo que está dentro para que empiece su turno.
Y, si aún no os ha terminado de convencer, os dejo varias muestras de lo mal, fatal, que lo pasaron los invitados de #labodadeAM.
2014_06_22_021039
2014_06_22_0136541
A partir de la segunda hora surgió un ligero problemilla: el fondo se rompió. Cosa normal si se ponen delante una media de 15 personas. Recuerdo estar en la pista de baile dándolo todo y que se acercara uno de los azafatos del fotomatón con cara de circunstancia y me dijera «Tenemos un problema», a ver que han roto, pensé. «La estructura del fondo se ha partido» «¿Y ahora qué?» le pregunté. «Nada, que a partir de ahora las fotos no tendrán el fondo de rayas». ¿Sólo eso? Teniendo en cuenta que creí que me harían pagar el fondo, aquello me pareció una problema insignificante. Las fotos seguirían siendo igual de perfectas porque los protagonistas seguirían siendo los nuestros.
2014_06_22_032845
2014_06_22_040040
2014_06_22_040440
Por poner un inconveniente, os diré que, para los novios, aquello es una especie de triángulo de las bermudas, una vez que entras no hay forma de salir. Todos quieren su foto con los novios.
2014_06_22_030114
Y, por supuesto, también nosotros quisimos nuestras fotos para la posteridad. Todas muy formales. (Perdonen las caras de «nos hemos tomado unas copitas»).
2014_06_22_035235
2014_06_22_025232
Si os estáis planteando poner un fotomatón en vuestra boda, no lo dudéis, es un acierto garantizado. Además, los invitados pueden ver y descargar sus fotos en la web de Risbox, y para los novios queda un precioso recuerdo en forma de libro de firmas. No hubo invitado que no nos dedicara unas palabritas y es que, los chicos de Risbox, lo hacen de maravilla.
¿Os animáis a poner un fotomatón en vuestra boda?
Si necesitáis más información (precios, ofertas o lo que sea), como siempre, escribidme a través del formulario de contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *