Warning: Creating default object from empty value in /homepages/30/d851053282/htdocs/wp-content/plugins/redux-framework/ReduxCore/inc/class.redux_filesystem.php on line 29

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/30/d851053282/htdocs/wp-content/plugins/redux-framework/ReduxCore/inc/class.redux_filesystem.php:29) in /homepages/30/d851053282/htdocs/wp-content/plugins/wp-super-cache/wp-cache-phase2.php on line 58
La boda de Alberto y Marina: el «altar» DIY – Martina se Casa
25 Jul 2014

La boda de Alberto y Marina: el «altar» DIY


No puedo empezar a escribir el post de hoy sin antes daros las gracias por la cantidad de comentarios, whatsapp’s, tuits, mensajes de facebook e instagram que recibí ayer felicitándome por la boda. Me alegro tantísimo de que os haya gustado… uno de los comentarios decía algo así como que «cuanto más amor le pones a una cosa, más amor recibes» y, no podía ser más acertado porque, es cierto que le he puesto muchísimo amor y cariño a los preparativos, pero os aseguro, que el que he recibido lo ha quintuplicado. Gracias también por la cantidad de visitas que tuve que, aunque os aseguro que es algo que me preocupe bien poco -he dicho mil veces que el blog lo escribo para mi entretenimiento y disfrute-, no lo os voy a negar, me hizo muchísima ilusión.
Pero vamos a lo que vamos que aquí hemos venido a hablar de bodas, y más concretamente de «el altar DIY que construimos para la boda».
Para el altar, debíamos seguir con el estilo rústico y hecho por nosotros mismos de la boda, y, como no quería complicarme mucho, siempre que me preguntaban, decía «para el altar pondré tres palos atados con cuerdas y listo», a lo que mi madre siempre añadía «ella es que lo ve todo muy fácil; 3 palos… 3 palos…». Pero en este caso, yo tenía razón y fue bien sencillo hacer nuestro altar DIY. Fue sencillo pero porque tuve la gran suerte de contar con la ayuda de Jose, el marido de mi prima Sonia, quien buscó «los palos» que resultaron ser ramas de eucalipto, los cortó y los unió con clavos -desde aquí te doy con fuerzas las gracias!!!-. Lo cierto es que todo es sencillo si cuentas con tan buenos colaboradores como los que hemos tenido nosotros.

El día que quedamos para ver las medidas y terminar de decidir cómo sería, fui con mi cuñado, Dani, y allí, en el suelo, me planteó Jose el que sería el altar bajo el que nos daríamos el «sí, quiero».
Recuerdo que pensé que aquellas ramas de eucaliptos me parecían demasiado finas, aunque, teniendo en cuenta que faltaban apenas dos semanas para la boda, no estaba yo en condición de exigir.
Cortamos a las medidas que me parecieron adecuadas, unos 2,5 metros tanto de alto como de ancho, y probamos poniendo a Dani bajo el arco. Si con él, que mide casi 2 metros, se ve bien de altura, es que es la altura adecuada.



Primer paso superado. Ya teníamos arco donde casarnos, «sólo» quedaba decorarlo y, lo que a mi juicio era más difícil: fijarlo en el lugar de la ceremonia. No tenía ni idea cómo íbamos a hacer para que ese arco se quedara fijo en el suelo y no se moviera con el viento y la posible lluvia. Pero bueno, esto era algo que no tenía que pensar yo -eso me dijeron- y por lo que no debía preocuparme.
Clavamos el altar el domingo antes de la boda. Sólo faltaban 6 días y de nuevo Jose se encargo de ello. A él lo ayudó «Mr A» y su padre, mientras mi suegra y yo charlábamos sobre otros aspectos de la boda, como el largo del césped, cosa que nos preocupaba mucho. Todos sabemos que «tacón+césped=¡socorro!, ¿dónde está mi tobillo?»



El miércoles previo a la boda y, no sin antes descargar aproximadamente 600 cajas más -digan hola a mi exageración andaluza-, fuimos a poner la cuerda en los cruces de las ramas para tapar los clavos y darle el toque rústico perfecto que queríamos para nuestra boda.

Y por último, el día de #labodadeAM, José llevó flores frescas de adelfas blancas -como a mí me gustaban-, para decorar el arco. Además plantó -literalmente- dos macetones de adelfas mini para tapar el invento que habían ideado para clavar el arco en el césped. Quise dejar las ramas al descubierto ya que así me parecía que le dábamos un toque boho-chic que le iba perfecto a nuestra celebración.
El resultado fue éste.


La verdad es que quedé más que satisfecha con el resultado final, creo que al dejar al descubierto las ramas de eucalipto conseguimos darle el aire rústico que buscábamos para nuestro «altar DIY».
Y para las fotos, creo que también quedó bastante resultón, pero ¡juzgad vosotros!

¿Os atrevéis a montar vosotros mismos el altar de vuestra boda?

Comentarios ( 12 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *