14 Jul 2014

Y llegó el 21 de junio

Bienvenidos de nuevo después de este parón al que os he sometido, lectores míos, debido a lo que todos ya sabéis y es que, ya puedo decir que soy una chica casada (nada de mujer casada que suena a 20 años más de los que tengo).

Por fin llegó mi ansiado 21 de junio y disfrutamos de las que, sin ningún lugar a dudas, fueron las 72 horas más felices de nuestras vidas. Sí, habéis leído bien, #labodadeAM duró 72 maravillosas horas. Pero hoy no vengo a contaros mucho más, ya que me gustaría esperar a tener las «fotografías oficiales» de Toñi Olalla, para poder acompañar cada detalle que os cuente, cada anécdota, cada momento, con buenas imágenes para que os hagáis bien una idea de cómo fue todo.

Para ir abriendo boca, os pongo una fotito -la única que tenemos en la que se nos vea a los dos juntos y enteros- que, como veis, no tiene mucha calidad.

No sé si saldremos guapos o no, si os gustará nuestro look o no, pero lo que es indiscutibles, es que estábamos felices. Me encanta ver nuestras sonrisas… :__)

Otra de las cosas importantes por la que he venido hoy aquí es a dar las gracias. Gracias por cada felicitación, por cada comentario, por cada «guapos» que nos habéis enviado. Lo hemos recibido, tanto «Mr A» como yo, con muchísimo amor y cariño.

Gracias también a nuestros amigos y hermanos, que han estado ahí trabajando y soportando cada orden que les he dado (pobrecitos míos, pensaban que les llevaba a un fin de semana de disfrute y se encontraron con algo parecido a un campo de concentración). Gracias por haber hecho de nuestra boda una gran fiesta. Sin vosotros, nada hubiese sido igual, ¡ni parecido! Sois los mejores, ¡¡os quiero tanto!!

Y por último, gracias a la familia. Lo que han soportado nuestros padres este último año, sólo ellos lo saben… El lote de manualidades, de meseros, banderines, botes, macetitas, mermeladas, arpillera, encaje… eso sólo lo soportan unos padres, y qué suerte tenemos con los nuestros… Somos unos afortunados. También nuestros primos y tíos han ayudado muchísimo; gracias, gracias y gracias.

Y poco más traigo para hoy. Poco a poco os iré desgranando todos los detalles que preparamos con tanto amor para nuestro gran día, además, ¡estoy deseando hacerlo!

¡Besotes grandes de recién casada!

Comentarios ( 10 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *