25 Oct 2013

La importantísima decisión de las sillas

¿Dónde me siento?
Tras leer la pregunta que os planteo, pensaréis que el post de hoy está dedicado a seatings. Nada más lejos, hoy la cosa va de sillas.

Lo primero -primerísimo que decidí antes siquiera de que decidiéramos seriamente que nos casábamos, por si alguien se lo perdió, podéis recordar mi romántica pedida aquí– es el tipo de sillas que NO quería poner en mi boda. Por favor, no quiero que nadie se ofenda con mis comentarios. Para gusto, los colores, y lo que os voy a contar hoy son sólo mis preferencias. Dicho esto, ¡comenzamos!

Durante mis años universitarios, trabajé esporádicamente en un catering para sacarme un dinerillo extra. Allí, las sillas que utilizaban, eran las típicas de resina Garrotxa; la de plástico blanco con asiento y respaldar redondo, a las que les pone una -para mi gusto- horrible funda de tela, aderezada con un lazo que, con suerte, puede ser de un color discreto y pasar desapercibido.
Pues bien, fue durante aquella época, cuando decidí que, de casarme en algún momento de mi vida, jamás utilizaría esas sillas. Recuerdo que jugábamos a ponernos en situaciones ridículas en las que me obligaran a poner estas sillas y si no, cosas trágicas pasarían. En plan:

Mi compi: -Si el hombre de tu vida, millonario y guapísimo, te pidiera matrimonio, y su única condición para casarse fuera que tuvierais que poner estas sillas, ¿las pondrías?
Yo: -Entonces no hay boda.
Mi compi: – Y si bajara un dios mágico que te dijera que si te casas con estas sillas se acabaría el hambre en el mundo..?
Yo: – bueno, de ser así, las usaría, pero a la boda iríamos mi novio, yo y un testigo. No consentiría que nadie más me relacionara con ellas xD.

Supongo que todos sabéis bien las sillas de las que hablo, pero por si hay algún despistadillo en la sala, os pongo una foto –tápense un ojo, atenúen las luces, porque allá va!-

blog.rosaclara.es

Después de haberme cebado con las pobres sillas de resina, que qué culpa tendrán ellas de ser tan feas –para mi gusto, insisto-, vamos a ir viendo las sillas que me han ido ofreciendo en los distintos caterings que hemos visitado.

La primera opción que dan siempre cuando pides alternativas a las de resina, es la silla Tiffany de distintos colores. Me las han ofrecido blancas, negras, plateadas, doradas y hasta transparentes. No están mal, aunque desde hace algún tiempo se están poniendo demasiado de moda. Además, no va nada con el estilo de boda que estamos organizando. No las veo nada NADA campestres.

vilk.mx

theeventmx.blogspot.com.es

En otros sitos me han ofrecido las Napoleon. Me gustan. Elegantes, sofisticadas, y con un toque romántico. Y aún no están muy vistas. Punto para las Napoleón!

Peero, tienen el mismo “pero” que las Tiffanys; no van acorde con el estilo de #labodadeAM.

suministrosgarcia.com

atelierdeboda.wordpress.com

Cuando les explico a los del catering que no, que esas tampoco me gustan y que busco algo más rural, vamos directitos a las de forja y… amigos y amigas, ésta sí que sí, éstas me gustan. Es más, ¡¡me encantan!!

alquisureventos.com

confesionesdeunaboda.com

El problema de las de forja vino por otro lado; su precio. El precio que me han dado por las de la primera foto -que son las que me gustan- es bastante desorbitado, así que, con todo el dolor de mi corazón, las hemos descartado –los problemas del proletariado…-. Aunque yo sigo echando primitivas, a ver si de aquí a Junio ponemos solución a esto.

Cuando estamos este punto, les pregunto si no tienen las de tijera de madera normal, “las de la feria”. Y es entonces cuando -permitídmelo- flipan. De verdad, me encantaría que pudieseis ver las caritas que me han puesto en algunos sitios. La gente alucina sólo de pensar en que se pueda celebrar una boda y poner estas sillas en ella.

neoferr.com

miss-mrs {mucho más que una boda}

De verdad que por aquí por el sur, nos queda mucho por aprender.
“¿¿Prefieres las de madera antes que las de resina??” “A la gente no les va a gustar”, “lo que se está llevando es poner las de resina y adornarlas con el color de la boda”, “es la primera vez que me piden algo así y llevo en el sector 20 años”… Comentarios como éstos.. a montones.

Finalmente encontré mi catering. No me pone caras raras, todo le parece bien; ¿guirnaldas de bombilla? Por supuesto. ¿Mesas alargadas? Enseguida. ¿Sillas de madera? Marchando! Y así con todo…
Por último, no quiero dejar atrás las sillas que más me gustan y que por Andalucía se ve que no las practican. La pintura blanca no debe llegar aquí. Son las de tijera de maderas pero en blancas. Muy típicas en las bodas americanas, y que cada vez más las veo en bodas de aquí.
Chicas, hago un llamamiento, ¿de dónde os las sacáis? He movido cielo y tierra buscándolas pero nada, que no doy con ellas.

catalogo.aki.es

casamientosonline.com

La verdad es que nunca imaginé, que la decisión de qué sillas poner, diera para tanto…
Espero no haberos aburrido mucho, nos leemos,
Pd.- Mi mayor temor en este momento es que blogger decida poner como cabecera del post para la app móvil, la imagen de la silla de resina… ME MUERO!! xD

Comentarios ( 11 )
  • Sandra p:

    Me encanta leerte Martina!! Hacía un tiempo que no venía por aquí..
    Si encuentro por algún lado las sillas que quieres, te aviso!
    Besitos

  • Miss Chloe p:

    Qué post tan divertido y tan ameno.
    Las de mi boda fueron las de resina con la fundita típica, pero la verdad es que bastante expandí ya el presupuesto como para encima alquilar las sillas XD

    Si me aceptas un consejo (de ya casada): las sillas, no siendo esas que detestas, quedarán preciosas y casi no lo notarás. Elige unas cuya calidad-precio te convenza. Luego todos estos detalles que parecen superimportantes, cuando pasa la boda analizas y piensas: no era para tanto.

    Besos!

    • Martina p:

      Muchísimas gracias Miss Chloe, por supuesto que te acepto el consejo; éste, y todos los que me puedas dar.
      Creo que el tema sillas está zanjado por fin. Finalmente hemos ido a lo práctico porque tienes razón, las sillas no es el fundamento de ninguna boda.
      Besos guapísima!

  • armi35 p:

    Hola Martina, acabo de descubrirte y que decirte, me encanta!!! Yo me caso en Julio en una casa rural y pienso lo mismo que tu!! Sillas de madera de tijera de toda la vida!!! Y las de resina, ni muerta!!!!! 😀
    Te ire siguendo!!!

  • María Bro Bor p:

    Bueno, creo que conozco quien te puede buscar esas sillas de tijera en blanco.
    De hecho, en mi boda en la playa, son las que voy a poner.
    Adornadas de acuerdo con la temática marina que quiero.
    Me tienes que decir de donde eres!!!

    • Martina p:

      Soy de Huelva, pero ya por fin encontré las sillas de tijera blancas, y ahora estoy indecisa. No sé si quedarán mejor las de madera…. Lo compraobaré el día de la prueba de menú.

      De dónde eres tú????

  • Larisavel p:

    No eres la única! A mi me pasaba lo mismo, y no se cuantas veces habré preguntado si mi catering me pone las de madera, jajaja. Encima he llegado hasta aquí por eso!
    Suerte para tu boda, que veo que te queda poco!!!

  • Bodas en Huelva – Catering “Las Palomas” p:

    […] garantizado. En Huelva, aún somos un poco catetillos en tema decoración, lo dije en el post de la elección de mis sillas y lo repito hoy aquí. En tema bodas, somos catetos, asumámoslo, es nuestra […]

  • Mi fobia a las sillas de plástico – noviainquieta p:

    […] sorpresa viene cuando me doy cuenta de que no soy la única con esta fobia, pues Martina también explicó en su blog sus aventuras y desventuras con las sillas de resina Garrotxa. Y no me extraña que le dedicara un post al completo a esta creación aberrante del ser humano, […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *